El viernes 4 de mayo, Rayadas recibió a Tigres femenil en el BBVA. Para este encuentro, 51 211 personas se dieron cita en el estadio, esta cifra rompió récord de asistencia. Las escuadras llegaban al estadio de Monterrey luego de haber empatado a 2 en el Volcán.

Desde que arrancó las de Tigres se volcaron adelante en busca del gol que desempatara el global. Al minuto 16′, Liliana Mercado centró, Nancy Antonio remató con la cabeza, pero el balón dio en el travesaño, con lo que las locales se salvaron. Sin embargo, la suerte no les duró demasiado, al 19′ las universitarias armaron un gran contragolpe, Lizbeth Ovalle recibió la esférica pasando media cancha, condujo, se quitó a una defensa rival, quedó sola frente al arco y sacó un gran disparo que terminó colándose en la portería de Monterrey.

Las Rayadas se tardaron en encontrar un disparo con dirección al arco, fue hasta el minuto 40 cuando Monsivais trió desde fuera del área, pero el balón quedó en manos de María Martínez. Se fueron al medio tiempo con marcador de (2) 0-1 (3) a favor de Tigres Femenil.

El segundo tiempo comenzó bien para las locales. Al 48′ Mosiváis cayó adentro del área luego de una salida de Ángeles Martínez, el árbitro no lo dudó y marcó penal. La capitana, Rebeca Bernal tomó el balón y lo colocó al lado izquierdo de la portera dejándola sin oportunidad de pararla. Al 55′, Monsiváis salió lesionada. Al 78′, Katty Martínez le regresó la ventaja a las de la UANL, la jugadora de Tigres se metió en el área quedó frente a la portera y disparó al arco. Parecía que en cuanto se pitara el final, las visitantes levantarían el trofeo, pero las Rayadas no estaban dispuestas a ceder con tanta facilidad.

Se agregaron 4 minutos. Al 90+2′ ocurrió el milagro, Noralí Armenta apareció dentro del área y remató cruzado con la cabeza para así empatar nuevamente el marcador. El pitazo final anunció que nos iríamos a penales luego de que el global quedara empatado 4-4.

Las Rayadas cobraron primero, la capitana Rebeca Bernal tomó la iniciativa, intentó cobrarlo igual que lo había hecho en el partido, pero no pudo repetir la dósis, esta vez Martínez lo tapó. Luego fue el turno de Nayeli Rangel quien mandó el balón al fondo de las redes con gran autoridad. La siguiente fue Dinora García que logró empatar el asunto. Después Nancy Antonio le regresó la ventaja a las visitantes. Selena Castillo fue la encargada de meter el siguiente para las Rayadas. Tras esto, Natalia Villarreal tomó el balón y la puso adentro del arco para mantener adelante a las de Tigres Femenil. Luego llegó el turno de la heroína de Monterrey, Noralí Armentea tomó el balón, intentó colocarla en el ángulo superior izquierdo de la portería, pero le metió muy abajo el pie y terminó volándola. Finalmente, Liliana Mercado tomó el balón, si la fallaba las Rayadas se mantendrían con vida, si la metía las de Tigres se coronarían; tomó vuelo, le pegó y con eso las de la UANL fueron campeonas. 

 

Por Nicte

Fútbol como religión, Cruz Azul como Dios. Real Madrid, Manchester United, Borussia Dortmund, River Plate, São Paulo y Roma. Zúñiga siempre. Gallardismo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies