Regresaron a las acciones el actual campeón y ante ellos se plantó el equipo de Mazatlán que con nuevo dirigente en el banquillo llegó al Estadio Azteca con las ganas de arrancar con el pie izquierdo el torneo, mientras que los Celestes con muchas bajas buscaban mantener el buen paso que habían mantenido hasta ahora.

Con esa premisa arrancaba el partido que desde el comienzo daba mucho de qué hablar, ya que el cuadro cañonero no salió a esperar al rival como muchos pensarían, si no que salió a apretar a la Máquina y jugarle al tú por tú.

Durante los primeros 45’, Mazatlán fue el cuadro que más cerca estuvo del gol, pues en repetidas ocasiones se acercó a la meta del arquero Andrés Gudiño quien tuvo que contener en muchas ocasiones remates de Camilo Sanvezzo y de Brian Rubio.

Siendo el más interesante el sucedido al 26’, cuando precisamente Camilo asistió desde tres cuartos de cancha a Brian Rubio quien apareció solo frente al marco para rematar , aunque sin colocación únicamente avisando.

Tanto esfuerzo por parte de la visita surtió efecto antes del descanso cuando tras una pelota parada el esférico terminó en el área sin dueño fijo y tras una serie de rebotes se presentó Nicolás Díaz para rematar con violencia un balón imposible para el arquero Gudiño. Poniendo el 1-0 antes del descanso.

A la vuelta de los vestidores la Máquina intentó una reacción con algunos disparos desde fuera del área de ‘Pol’ Fernández e Ignacio Rivero pero que no llegaron a mucho peligro. Con esto la tónica del juego no cambio mucho, pues el cuadro más propositivo seguía siendo el ganador parcial.

Esto fue reafirmado al 66’, cuando Brian Rubio logró robarle el balón a César Domínguez en su intento por dejar que se escapara. Esto significó una asistencia para Brayan Colula quien apareció atento para el rebote y con un disparo raso venció al arquero que nada pudo hacer ante la cercanía del mismo.

Minutos después tras una falta en el área sobre Brayan Ángulo, Cruz Azul tuvo la oportunidad de recortar distancias con el cobro de penal, sin embargo, el cobrador Guillermo Fernández eligió la potencia en lugar de la colocación facilitándole el trabajo a Nicolás Vikonis quien atajó hasta en dos ocasiones para mantener el cero.

Luego de esto Mazatlán se mostró más pasivo invitando a los de la Noria a atacar, lamentablemente para la causa capitalina la iniciativa no fue suficiente y tras varios intentos el balón no quiso entrar quedando muy cerca del gol pero nunca concretando la anotación

El marcador no se movió más y en la jornada uno Mazatlán a domicilio le pone la primera abolladura a la corona del campeón Cruz Azul, quien con muchas bajas empieza con pie derecho la primera jornada de su torneo como monarca.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies