junio 6, 2020

Arbitros en el olvido tras parón por COVID-19

El fútbol mexicano se ha visto perjudicado por la pandemia del COVID-19, uno de esas razones fue el parón de las diferentes ligas que se efectúan en nuestro país, dejando a miles de personas que trabajan formalmente e informalmente en este negocio llamado fútbol.

Ante el parón de la liga, los clubes mexicanos se han visto afectados por la falta de ingresos que se han dejado de percibir por las semanas que no se ha jugado ningún partido, algunos teniendo que reducir el salario de sus jugadores para poder absorber el golpe económico que está ocasionando este parón, para así mismo no dejar de apoyar a personal de la institución, jugadores de fuerzas básicas y femenil.

Un sector olvidado de esta consecuencia de la pandemia, es el arbitraje de la Liga MX Femenil, Liga Premier de Segunda DIvisión y categorías inferiores, donde no se les ha dado algún apoyo económico por parte de la federación.

Los silbantes de primera división y la ya casi extinta liga de ascenso, tienen un sueldo base, más su extra por silbar cada encuentro que se les asigna durante cada semana, no es así el caso para sus colegas de la Liga Femenil, Premier, y divisiones inferiores, donde únicamente solo reciben su sueldo de cada partido que hayan tenido asignado en la jornada.

Ante el parón de la liga, los silbantes han dejado de recibir un ingreso importante para subsistir en estos días tan caóticos por la pandemia, mientras que la Federación no se ha dado a la tarea de poner un plan para ayudar a sus trabajadores con  esta situación, teniendo como prioridad los temas del Ascenso que se han hablado en los recientes días, y la infame e Liga MX, donde todo parece indicar que no se han llenado las expectativas que se tenían sobre este “innovador” torneo.

Algunos de ellos viven únicamente del arbitraje, ya que esta involucra un 100% de dedicación a su trabajo como silbante, con los constantes viajes, concentraciones, entrenamientos que tienen para prepararse jornada tras jornada, otros agregan la parte del estudio, pues con el sueldo recibido, pagan sus carreras para seguir preparándose, son contados los casos que tienen otro empleo aparte del fútbol, donde son casos especiales donde la otra parte de sus trabajos, los dejan ejercer también la profesión de silbantes y poder mantener estos 2 empleos, para poder tener una vida estable, ya que como sabemos no siempre tienen juegos consecutivos cada semana.

Ante la suspensión de actividades al aire libre por el COVID-19, se ha visto afectado el sector del fútbol amateur, donde algunos silbantes trabajan también de los diferentes torneos que hay en sus respectivas ciudades de residencia, esto para no perder ritmo físico y claro recibir un dinero extra para sus bolsillos.

Un problema en el que quedan demostrados una vez más los malos manejos que tiene la Federación Mexicana de Fútbol con cada una de sus categorías inferiores, además de dejar en claro que la principal atención para está es solamente y únicamente la primera división, por los demasiados intereses que hay de por medio en la liga.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: